jueves, 2 de octubre de 2008

Mi adios a la lastimosa luz y al incesante ruido de la normalidad

No hay comentarios: